Un sistema de salud más tecnológico es también más sostenible

El director general de Siemens Healthineers España, Luis Cortina, manifestaba recientemente en una entrevista para la revista de divulgación del MIT (Massachusetts Institute Technology) que el sistema de salud tiene que ser sostenible y eficaz para atender a una población cada vez más longeva, refiriéndose en este caso a los ciudadanos españoles. Establecer un equilibrio entre prevención, diagnóstico temprano y el gasto sanitario se está volviendo muy relevante de cara al futuro. El papel de la prevención es fundamental.

Permite al sector médico adelantarse a problemas venideros en un paciente, evitando por un lado el padecimiento del mismo y por otro un gasto médico prolongado en el tiempo. Así ocurre por ejemplo con la predicción de nacimientos prematuros. Este avance permite intervenir al bebé antes de que nazca para que lo haga en las mejores condiciones posibles, así como adelantar qué tipo de tratamiento va a necesitar según las características del neonato y el tiempo de gestación que le va a faltar.

La detección temprana del alzheimer y enfermedades cardiovasculares es una de las apuestas en innovación de Siemens Healthineers, y Cortina hace hincapié en que es imprescindible que profesionales, clientes, hospitales y universidades trabajen de la mano para establecer un patrón de ciudadanos propensos a padecer estas enfermedades, con ánimo de prevenirlas o detectarlas y evitar muchos de sus estragos. Es una forma de mejorar la calidad de vida de una sociedad y de ahorrar mucho tiempo y esfuerzo al sistema de salud.

La innovación tecnológica y la inteligencia artificial están llegando a todos los estratos de la medicina. Los profesionales están adquiriendo otro tipo de capacidades gracias a estos avances y no son tan requeridos por su destreza técnica, ya que la tecnología hace buena parte de ese trabajo con precisión, si no por su conocimiento y capacidad de interpretación de los casos. Según Cortina, la tecnología influye de forma aproximada en el 70% de las decisiones médicas para establecer un diagnóstico.

Por lo que la integración de tecnología y conocimiento médico e interpretación por parte de los profesionales, van unidas. Las nuevas tecnologías ayudan a tener imágenes más claras y nítidas, y el cuerpo médico se profesionaliza integrando este tipo de tecnología en el desarrollo de su carrera mejorando al final las capacidades de los médicos. Es una forma transversal que tiene la innovación tecnológica de repercutir en la medicina.

Otro ámbito destacable en la mejora de la nitidez de las imágenes es la detección de inicios de nódulos que anteceden al desarrollo del cáncer de mama. Un tratamiento preventivo evitaría en las afectadas el padecimiento de la enfermedad y mejoraría la calidad de vida de las pacientes.

Luis cortina reforzaba en la entrevista que avanzar en este campo repercute en tres de los pilares fundamentales del sistema de salud. En primer lugar, la salud general de la población, luego el ámbito personal (cada ciudadano), y por último en el ámbito económico. Favorecer la economización de procesos y tratamientos significaría también contar con más recursos dado el mismo presupuesto. Si se consigue optimizar la economía de la salud se podrían atender mejor otras áreas, como la investigación.

El responsable en España de Siemens Healthineers, enfatizaba de esta manera para la “MIT Technology Review” que la clave es que empresas como la suya sigan apostando por la innovación tecnológica: “Nuestro objetivo es mejorar utilizando la tecnología, ya sea a través del desarrollo de nuevos softwares o de la implantación de equipos de última generación. Así, los procesos se podrán mantener económicamente y también se mejorará la calidad de vida de los ciudadanos”.

Es por esto que la compañía apuesta por la integración y el trabajo conjunto con otras empresas de innovación que puedan aportar a sus proyectos y favorecer su desarrollo. La influencia del Internet de las cosas y el hecho de que cada vez vivimos más conectados también repercute en cierta forma en la cultura social de la salud.

Cada vez hay más dispositivos y aplicaciones que monitorean las funciones de nuestro cuerpo, nos ayudan a comer mejor, o nos marcan pautas para una vida más saludable, lo que ha llevado al estrato social a tener una cultura médica un poco más avanzada. Esto en suma con las innovaciones anteriores ayudaa a que la prevención esté en la mente de los ciudadanos complementando la mejora a la calidad de vida.