Áreas remotas

En muchos países existen todavía determinadas áreas que por su situación geográfica tienen una dificultad añadida para la subsistencia de las personas que las habitan. Áreas montañosas, selváticas, desérticas o quizá simplemente una gran distancia a núcleos poblacionales, tienen en muchas ocasiones dificultad para acceder a energía que cubra sus necesidades más básicas y no tan básicas. En otros casos existe una distribución de la energía deficiente y limitada, con cortes constantes y aleatorios, además de un costo por kW muy elevado.

Afortunadamente se ha abierto un abanico muy importante desde la irrupción de las energías renovables. La energía solar está disponible en la gran mayoría de lugares del mundo, y en otros donde es escasa, se compensa por la abundancia de otro tipo de energías como la eólica o la geotérmica.

La generación de energía a partir de renovables es posible y muy rentable económicamente, además nos abre las puertas a ser autosuficientes y también muy importante, aportar nuestro pequeño granito de arena en la sostenibilidad.

Otro aspecto importante es la acumulación de energía, tan importante como la generación, ya que nos permitirá tener una seguridad y autonomía que nos permitirá disponer de la energía en todo momento.