Baterías de almacenamiento ¿nueva forma de iluminar el mundo?

Jessica Crincoli
Responsable de comunicacion Nextcity Labs

A nivel mundial podemos hablar de una transformación fundamental en el panorama de la energía. El atractivo costo actual de la energía solar y eólica y las innovaciones tales como las estructuras solares flotantes y los techos solares hacen que la energía limpia sea una propuesta muy interesante para muchos países

 


Casi dos tercios de la nueva capacidad neta de generación eléctrica de todo el mundo en 2016, con aproximadamente 165 gigavatios (GW) de potencia disponibles en el mismo año, fueron representados por las fuentes de energía renovable, como la solar y la eólica. Asimismo, se espera que la capacidad de la energía renovable se amplíe en más de 920 GW entre 2017 y 2022.


No obstante, aunque hoy en día la energía solar y eólica está recibiendo cada vez más aceptación, no se cuenta con una solución generalizada para almacenar la electricidad que se produce y utilizarla cuando más se la necesite. El almacenamiento de energía —en particular, mediante baterías— puede ayudar a resolver ese problema.


Y es que las baterías para almacenamiento de energía son herramientas de bajo costo que pueden ayudar a cerrar la brecha energética global y combatir el cambio climático.


Ahora bien, vale la pena cuestionarnos sobre los métodos de almacenamiento de energía ¿qué sabemos al respecto?


Las fuentes de energía renovable, esencialmente la solar y eólica, se están abaratando y su instalación es cada vez más fácil en los países en desarrollo. De esta manera, se ayuda a expandir el acceso de energía, se apoyan los esfuerzos mundiales para cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 7 sobre energía y se mitigan los efectos del cambio climático.


Por naturaleza estas energías son variables, lo que obliga a la búsqueda de una solución a escala y adaptada a cada situación para almacenar la energía que producen y utilizarla cuando más se necesite.


En tal sentido, la solución idónea la encontramos en las baterías. No obstante, el mercado actual de baterías aún no toma en cuenta las redes eléctricas de los países en desarrollo, a pesar de que es en estos países donde existe el mayor potencial para su uso. De hecho, en América Latina y el Caribe, casi el 30% de la participación de las energías renovables en el consumo final total de energía es atribuible a la generación de energía hidroeléctrica en electricidad y al uso de bioenergía en la industria y el transporte. Además, la cuota de energía eólica y solar fotovoltaica está creciendo de forma constante.


Para que las baterías para almacenamiento se conviertan en un habilitador a gran escala de energías limpias, es imperativo acelerar la innovación y el despliegue de las nuevas tecnologías y sus aplicaciones. También se deben encontrar formas de garantizar la sostenibilidad en la cadena de valor de la batería, condiciones laborales seguras y el reciclaje ambientalmente responsable.


Soluciones de almacenamiento de energía


El Banco Mundial ya está tomando medidas para enfrentar el desafío que demanda la necesidad de promover un nuevo mercado para las baterías y otras soluciones de almacenamiento que sean adecuadas para las redes eléctricas en su variedad de aplicaciones y que se puedan implementar a gran escala.


En 2018, el organismo anunció un programa global de almacenamiento de baterías de 1.000 millones de dólares, con el objetivo de recaudar 4.000 millones más en fondos privados y públicos para crear mercados y ayudar a reducir los precios de las baterías, de modo que puedan implementarse como una opción asequible y a gran escala en los países de ingresos medios y en desarrollo.


En Nextcity Labs apostamos a la creación de un entorno adecuado y el uso innovador de las baterías, con el propósito de ayudar a todos los países en desarrollo a construir los sistemas de energía flexibles del futuro y así poder ofrecer electricidad a los más de 840 millones de personas que aún carecen de este servicio en el mundo.