Se podría acabar con el vaho con material de propiedades antinaturales

Jessica Crincoli
Responsable de comunicacion Nextcity Labs

El calor del sol es aprovechado por esta nueva metasuperficie para reducir significativamente el nivel de condensación y aumentar la evaporación en comparación con otros materiales, una propiedad que no se encuentra en la naturaleza. Además es relativamente fácil de fabricar


 


El investigador del ETH en Zúrich (Suiza) Christopher Walker y sus colegas han diseñado un nuevo material con propiedades que no existen en el mundo natural. Su compuesto, o metasuperficie, captura la radiación del Sol y la utiliza para eliminar cualquier condensación o para evitar que se forme. El resultado es una forma efectiva y relativamente barata de abordar este traicionero problema.


Entendiendo que una metasuperficie es un material diseñado para tener propiedades en su superficie que no se encuentran en la naturaleza. A menudo se crean mediante un patrón repetitivo de unidades más pequeñas, como las nanopartículas. En este caso, el equipo ha creado su superficie cubriendo una lámina de sílice con nanopartículas de oro y sellándolas con una capa de dióxido de titanio. Luego repitieron este proceso para crear múltiples capas.


Las nanopartículas absorben parte de la luz solar que les llega, dándole un tinte al cristal. Pero también se calientan, elevando la temperatura de su superficie hasta unos 10 ° C. Esa es la clave para evitar el empañamiento. El calor evita que el agua se condense o la obliga a evaporarse.


Una cuestión importante es si este método supera a las tecnologías convencionales antiempañamiento. La más común es el revestimiento del cristal con un material superhidrofílico o superhidrofóbico. Este enfoque no sirve para evitar la condensación, pero sí cambia el tamaño y el comportamiento de las gotas de agua que se forman, que suelen crear una capa fina continua de agua en la superficie. Para comparar la metasuperficie, el equipo la probó con una superficie no tratada y con las superficies cubiertas con materiales superhidrófilos y superhidrófobos.


Los resultados son convincentes. Los investigadores aseguran que su nueva metasuperficie reduce significativamente el nivel de condensación y aumenta la evaporación en comparación con otros materiales.


Y debido a que las nanopartículas de oro están protegidas por una capa de óxido de titanio, estas superficies también son resistentes. La investigación detalla: "Creemos que este trabajo conducirá a unas superficies más resistentes y mejoras pasivas contra empañamiento y para desempañar".


La nueva metasuperficie es relativamente fácil de fabricar, abriendo el camino a la fabricación a gran escala en una amplia gama de materiales como el cristal y los polímeros. "Este enfoque resultaría beneficioso y de gran rendimiento para aplicarlo a ventanas, parabrisas, pantallas electrónicas, cámaras, espejos y gafas", concluyen.


Cabe destacar que el material depende de la luz solar, lo que plantea la cuestión de cómo podría funcionar durante la noche. La superficie todavía se puede limpiar con aire fresco. Pero la metasuperficie crea la posibilidad de otros mecanismos, como una fuente artificial de iluminación.