Computadoras de próxima generación diseñadas con biología

Jessica Crincoli
Responsable de comunicacion Nextcity Labs

El ritmo acelerado de los avances informáticos en la última década ha llevado a algunos expertos a decir que la ley de Moore, que dice que el número de componentes que podrían grabarse en la superficie de una oblea de silicio se duplicaría cada dos años, ya no se aplica. Particularmente preocupante, los dispositivos informáticos de próxima generación requieren características menores de 10 nanómetros (nm), lo que genera aumentos insostenibles en los costos de fabricación

 


La biología es capaz de crear características a escalas inferiores a 10 nm de forma rutinaria, pero a menudo están estructuradas de manera que no son útiles para aplicaciones como la informática.


Es entonces, cuando un grupo de la Universidad de Purdue comenzó a investigar y encontró las formas de transformar estructuras que ocurren naturalmente en las membranas celulares para crear otras arquitecturas, como segmentos de línea paralelos de 1 nm de ancho, más aplicables a la informática.


Los especialistas se inspiraron en las membranas celulares biológicas, con las que lograron desarrollar superficies que actúan como planos a escala molecular para desempacar y alinear componentes a nanoescala para computadoras de próxima generación. ¿El ingrediente secreto? AGUA, en pequeñas cantidades.


Shelley Claridge, profesora recientemente titulada en química e ingeniería biomédica en Purdue, líder de un grupo de investigadores en nanomateriales  dijo que "la biología tiene un asombroso kit de herramientas para incrustar información química en una superficie". "Lo que estamos descubriendo es que estas instrucciones pueden volverse aún más poderosas en entornos no biológicos, donde el agua es escasa".


El grupo descubrió que las franjas de lípidos pueden desempaquetar y ordenar nanocables de oro flexibles con diámetros de solo 2 nm, sobre áreas que corresponden a muchos millones de moléculas en la superficie de la plantilla.


"La verdadera sorpresa fue la importancia del agua", dijo Claridge. "Su cuerpo es principalmente agua, por lo que las moléculas en las membranas celulares dependen de su funcionamiento. Incluso después de transformar la estructura de la membrana de una manera que no sea biológica y secarla, estas moléculas pueden extraer suficiente agua del aire seco de invierno para hacer su trabajo".


La investigación continúa para llevar la tecnología al mercado, mientras que nosotros desde Nextcity Labs seguiremos apostando por la innovación y este tipo de proyectos.